¿Palomitas chicas, medianas o grandes? todo un plan con maña

August 22, 2019

Si te has encontrado en la situación de llegar a un lugar y tener que decidir sobre el paquete o el tamaño de un producto o servicio, esto es para ti.

Por lo general, te enfrentas a tres opciones donde las combinaciones oscilan entre precios, tamaño y características, que la mayoría de las veces se dividen en “chico, mediano y grande”.


Lo que las marcas hacen en estos casos es que te invitan a comparar y desafiar sus ofertas de manera que el precio del producto chico es barato, el mediano es atractivo y ofrece mejores características que el pequeño, mientras que el grande cuesta prácticamente lo mismo que el mediano y tiene las mismas características.


Así que haces gala de tus matemáticas y eliges el grande y “ganándole” a la empresa, sin embargo, el objetivo de la oferta siempre fue que eligieras esa opción.

 
Vamos a darte el ejemplo con unas palomitas, que suele ser el producto en el que más se aplican estas ofertas donde crees salir ganando pero quien se sale con la suya es la empresa.

 

En el caso de Cinemex, la diferencia entre las palomitas clásicas que cuestan 45 pesos con las medianas de 50 pesos es de cinco pesos, así que por esa diferencia comprarás las medianas pero… por cinco pesos más te puedes comprar las grandes que cuestan 55 pesos o por 25 pesos más las Mega que cuestan 80 pesos, aunque eso sería un exceso.


Así que optas por comprar las grandes, que inicialmente son el producto que Cinemex busca colocar entre sus consumidores.


Si te es familiar esta situación quiere decir que ya te enfrentaste al “efecto ancla”, donde la marca busca guiar tu consumo al momento de presentar “opciones” que están ideadas para dirigir tu decisión de compra con un aparente beneficio, más cantidad o un mejor precio.

 

En realidad es un juego psicológico diseñado para lograr ese “upgrade” que es la oferta que la empresa busca que compres.


Esta forma de vender de las empresas la has visto en varias ocasiones pues no es nueva, sin embargo, inconscientemente caes en la trampa pues, incluso, parece que “le ganas” a la empresa cuando “haces cuentas” y decides que por unos pesos estás obteniendo más producto.

 

Pero no te sientas mal por caer en el “efecto ancla”, simplemente es una estrategia válida por parte de las empresas, no es un castigo al consumidor y partir de ahora pensarás dos veces cuál es en realidad la opción que más te conviene al momento de realizar una compra.

 

OBTENER TU TARJETA FLINK AQUÍ

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Post recientes

July 9, 2019

Please reload

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now