Cómo iniciar el año organizado y de la mejor manera.

January 15, 2018

 

 

 

Si fuiste de los pocos responsables que decidieron no gastar mas del 30% de su aguinaldo y guardar el resto para enfrentar el inicio del año, posiblemente te encuentres con un panorama mucho mas alentador. Aunque de todos modos sabemos diciembre y fin de año es una época que involucra un gasto monetario mucho más considerable con respecto a los gastos promedio del resto del año, y si a eso le sumamos la subida de precios de enero, pues seguramente aunque hayas guardado y ahorrado algo de dinero, no quedarás completamente inmune de la situación general y podrás encontrar interesante algunas de las recomendaciones que tenemos para ti. 

 

Por el otro lado, si las fiestas decembrinas te dejaron gastado e incluso endeudado, pues que mejor que iniciar el año bien administrado y organizado para enfrentar lo que se viene. No hay peor mal y estrés que nos afecte tanto como las deudas.

 

 

 

Pues bien, como muchos saben enero es considerado por muchos como el mes mas complicado del año. Y es que la subida de precios, tarifas y tasas es a lo que se le conoce como ‘cuesta de enero’. Y a diferencia de lo que pudiera opinar Andrea Legarreta, la subida de precios nos afecta a todos. Ya sea en mayor o en menor grado, pero desde luego que la capacidad de compra de todos se ve afectada. El aumento de precios regulados como la gasolina, el gas, la luz por ejemplo, afectan a servicios como el transporte y toda clase de productos, entre ellos los básicos.

 

Primero que nada lo que vamos a hacer es estabilizar nuestras finanzas lo más pronto posible.  Gastando menos, ahorrando más, saldando deudas. Concientizándonos de que lo mas importante es sanar nuestras finanzas de aquí a corto plazo.

 

1. Hacer una lista de nuestros gastos fijos mensuales. Renta, gas, pagos a mensualidades, Netflix, Spotify, etc. Tenemos que detectar lo que estamos gastando por mes para saber si vamos a poder cubrirlo con lo que estamos ingresando. Y sino pues vamos entonces a tener dos escenarios: 1. Conseguir mas ingresos o 2. Sacrificar gastos (dejar de pagar Netflix, buscar una renta mas económica, por ejemplo).

 

 

2. Multiplica tus gastos fijos mensuales por los 12 meses para tener una idea de lo que vas a gastar durante todo este año. Así puedes darte cuenta de cuánto vas a poder ahorrar o guardar también. Si afortunadamente vas a tener un colchón de dinero, utilízalo para saldar deudas. Si tienes alguna complicación, sería bueno considerar disminuir aquellos gastos variables que muchas veces se traducen en gustos culposos, como cine en exceso, café, alcohol o salidas. 

 

 

3. Si definitivamente tu dinero no te va a dar, antes de considerar un empeño, primero analiza las opciones de préstamo que tienes. Si aún no estas quemado con algún familiar, es buena opción para evitar intereses, y sino, pues considera préstamos personales, sofomes o créditos de nómina que además te asegures que pagarás automáticamente sin que te gastes el dinero después.

 

 

4. Guarda esa tarjeta de crédito. Las tarjetas de crédito son una excelente herramienta si las sabes utilizar bien. Usala para domiciliar pagos fijos, no las utilices para bienes que te van a durar poco y que vas a seguir pagando meses después. Utilízala sólo cuando no cuentes con dinero en tu tarjeta de débito o no tengas efectivo. Guardarla en casa es la mejor manera de evitar utilizarla en la calle.

 

5. Apriétate el cinturón un tiempo. No significa que te vayas a volver la persona más coda del mundo. Sino que aprendas a gastar con medida. Si vas cada semana al cine, intenta ir sólo cada dos semanas y en día 2X1, o si vas sólo a las salas VIP, comienza a ir a las normales. Terminas viendo lo mismo y ahorrando hasta más de un 33% de los que estabas gastando. Otro ejemplo es disminuyendo tus gastos de transporte, aprovechando más el transporte público. Encontrarás muchas maneras de disminuir tus gastos.

 

 

 

Estas ideas y ejemplos te ayudarán a sanar tus finanzas. La idea es que con tu dinero puedas cubrir tus pagos fijos y lo necesario para vivir. Y con lo restante, saldar tus deudas. Si te queda dinero, no es para que lo sigas gastando, tienes que ser muy consciente de ello. Es mejor saldar deudas y no salir en 2 o 3 semanas, que seguir viviendo del mismo modo con una preocupación y estrés constante.

 

La buena noticia es que todo esto lo podrás hacer muy pronto, y con menos esfuerzo, gracias a FLINK. 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Post recientes

December 9, 2019

July 9, 2019

Please reload